Home » Blog » Envejecimiento activo y saludable
El aumento de la esperanza de vida trae consigo una nueva aspiración: cumplir más años, hacernos mayores, y hacerlo de la mejor manera posible

Envejecimiento activo y saludable

El aumento de la esperanza de vida trae consigo una nueva aspiración: cumplir más años, hacernos mayores, y hacerlo de la mejor manera posible; con buena salud, energía y la suficiente autonomía para poder disfrutar. Queremos envejecer de una manera saludable, y, para ello, buscamos todas las herramientas que nos puedan ayudar a favorecer este proceso. 

Conscientes de esta nueva necesidad, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), instauraron el pasado año la década del Envejecimiento Saludable, desde el 2021 hasta el 2030, como una oportunidad para mejorar la calidad de vida de los mayores. ¿Cómo? a través del impulso y la optimización continua de los recursos y las políticas que se enfocan en mantener y mejorar nuestra salud física y mental, nuestra independencia y, con ello, nuestra calidad de vida. 

Estos son algunos consejos que todos deberíamos incorporar en nuestras rutinas desde jóvenes, para tener las mejores condiciones de vida en la etapa adulta. Porque, tal y como ellos apuntan, “el envejecimiento saludable comienza con hábitos saludables en fases anteriores de la vida”. ¡Te los contamos! 

Envejece de forma saludable y activa en tan solo diez pasos 

  1. Aliméntate bien
    Nada nuevo, una dieta variada y equilibrada es fundamental. Mejor si se parece a la Mediterránea, basada en alimentos vegetales, como frutas, legumbres y verduras, y baja en carnes rojas y azúcares.
  2. Cuida bien de tu cuerpo
    Ve al médico con frecuencia. Comprobar tu estado de salud, hacerte chequeos de forma recurrente, aunque no exista ningún síntoma, es la mejor forma de prevenir muchas enfermedades, así como de evitar ciertas irregularidades. 
  3. Y hazlo también con tu mente
    La salud mental es igual de importante que la física, no te olvides de ella. Evita el estrés, trata de ser optimista y busca ayuda si la necesitas.
  4. Evita los malos hábitos
    Tabaco, alcohol… Reduce su consumo o, en la medida de lo posible, elimínalo por completo. Los malos hábitos solo conllevan consecuencias negativas. 
  5. No dejes nunca de seguir aprendiendo
    Lee, estudia sobre nuevas áreas y no pierdas la curiosidad. Cualquier edad es perfecta para continuar con tu formación. 
  6. Muévete y evita el sedentarismo
    El ejercicio físico juega un papel vital. Practica deporte de forma moderada y constante (puede ser desde el gimnasio hasta un paseo diario) para mejorar tu movilidad a largo plazo, ganar energía o controlar el estrés. 
  7. Adapta tu hogar a tus necesidades específicas
    Los cambios siempre requieren adaptaciones. Cosas tan sencillas como bajar los útiles de uso diario de los estantes más altos a unos de mejor acceso, pueden evitar malas posturas, caídas o lesiones con consecuencias en el tiempo.
  8. Mantén tus relaciones afectivas
    Relaciónate y cuida de tu círculo más cercano. Contar con personas que te apoyan, con las que poder hacer planes y pasarlo bien es crucial para cultivar tus emociones y mantener una actitud optimista ante la vida.
  9. Planifícate
    Tu espacio personal es importante, dedícale el tiempo suficiente. Establece tu rutina de forma que puedas tanto cumplir con tus obligaciones, como realizar actividades que te gusten y te hagan sentir bien.
  10. Acepta el proceso del envejecimiento y ¡disfrútalo!

Todas las etapas de la vida son maravillosas y tienen algo que las hace únicas. ¡Vívelas! 

Todos envejecemos, (y) si nos cuidamos de la forma adecuada, puede convertirse en un camino maravilloso.