Home » Blog » Cómo poner al tiempo de nuestro bando
El aprovechamiento del tiempo es un misterio a todas las edades. Se trata de un concepto en apariencia sencillo, pero algo complicado de llevar a la práctica.

Cómo poner al tiempo de nuestro bando

El aprovechamiento del tiempo es un misterio a todas las edades. Se trata de un concepto en apariencia sencillo, pero algo complicado de llevar a la práctica. Planificarse es fundamental; la productividad tiene mucho más de calidad que de cantidad y una buena organización es clave para poner al tiempo en nuestro bando.

No importa si eres sénior autónomo, si trabajas por cuenta ajena o si estás emprendiendo un nuevo negocio, estas son algunas de las estrategias clave que nos pueden ayudar a conseguirlo:

  • Evita los ladrones del tiempo

¿Quiénes son estos ladrones del tiempo? Son todas esas cosas que nos distraen y que, de la misma forma que los ladrones, se nos cuelan en casa para robarnos el tan preciado tiempo.

Es importante identificar cuáles son esos elementos que nos despistan para poder “defendernos” de ellos. El teléfono móvil, las redes sociales y el correo electrónico suelen ser algunos de los principales. Un consejo puede ser poner el modo avión o limitar las horas de uso a los momentos de descanso.

  • Programa tus descansos

Decir que para aumentar la productividad es necesario un buen descanso no es ninguna novedad. Además de dormir 8 horas diarias, es recomendable establecer descansos de entre 10 y 15 minutos entre períodos de trabajo no demasiado largos. Puedes estirar las piernas, tomar algo o, simplemente, despejarte con otra tarea.

Estos pequeños descansos te ayudarán a cambiar tu foco de atención, a despejarte y volver con la energía renovada para trabajar de forma más efectiva.

  • Encuentra un buen entorno de trabajo

Escuchar buena música o tener unas vistas agradables también puede contribuir a que nuestra jornada sea más fructífera. Está comprobado que tener la mente despejada y contar con una temperatura y ambiente adecuados nos motiva a ser más productivos.

  • Planifícate semanalmente

Invertir unos minutos para organizar y planificar lo que vamos a hacer a lo largo de la semana puede hacernos ganar horas.

Parece una obviedad, pero no siempre lo hacemos, a veces, incluso, por no “perder más tiempo”. Esto es un error, la planificación es clave para jerarquizar prioridades y no procrastinar. Aunque siempre pueden aparecer imprevistos, tener las ideas organizadas te ayudará a gestionar mucho mejor el tiempo y, a pesar de ellos, finalizar las tareas previstas para el día.

Si eres de los que prefiere la tecnología, para visualizar tu semana de forma sencilla y rápida puedes utilizar alguna aplicación para la gestión del trabajo que te facilite esta organización, como Trello o Asana.

  • Define tus metas y prioriza

Has planificado tu semana y ya sabes en qué quieres emplear tu tiempo, ahora márcate unos objetivos ambiciosos y empieza a priorizar tus tareas. ¿Cómo? En función de su importancia y urgencia.

Una forma sencilla de plantear este proceso de definición de prioridades, tomando de referencia La guía del emprendimiento sénior, del Centro de Investigación Ageingnomics, de Fundación MAPFRE, es siguiendo los siguientes pasos:

  1. Eliminación de labores que no aportan valor; como mirar el correo cada cierto tiempo, si es urgente, seguramente llamarán.
  2. Automatización de todas aquellas tareas que lo permitan; como pueden ser los mensajes, la agenda o los ingresos.
  3. Liberación. Después de eliminar y automatizar, contaremos con más tiempo libre para dedicarlo a nuestras prioridades.

El tiempo es una de nuestras posesiones más preciadas (más, si cabe, en esta etapa) y, aunque su aprovechamiento siga siendo un misterio, aplicar estas técnicas puede ayudarte a ser más productivo, sacar mayor partido a tus actividades diarias y tener más tiempo libre, ¡no sabes la cantidad de horas que puedes ganar con una buena organización!