Home » Blog » Las canas están de moda
Ahora, el público sénior no solo también está en las redes, sino que en algunos casos también genera contenidos de tendencia y referencia en las mismas.

Las canas están de moda

Podemos decir muchas cosas de la era en la que nos ha tocado vivir, pero existe una verdad innegable: nunca se había dado tanta importancia y visibilidad a la diversidad, a la reafirmación del propio ser y a la libertad de decisión sobre la propia identidad. 

Esto nos sitúa, como sociedad, en una posición muy beneficiosa a la hora de mantener e incluso incrementar la autoestima de cada uno de nosotros, pertenezcamos a la generación y paradigma al que pertenezcamos. 

Lo diverso es bello, lo distinto se valora y, aunque aún nos queda mucho por recorrer, nos dirigimos hacia un respeto total de las expresiones ajenas. 

La generación olvidada es ahora referencia 

¿Cuántos de nosotros hubiéramos imaginado hace 40 años un spot publicitario de moda urbana y moderna protagonizado por una persona de más de 55 años? Muy pocos, seguramente. En cambio, ahora es algo que vemos de forma recurrente y que incluso dota a muchas comunicaciones de marca de un toque distintivo y elevado. 

¿Qué ha ocurrido en las últimas décadas para que algo inimaginable para generar deseo de un producto sea ahora una clave para el éxito? Probablemente, se trate de muchos factores combinados. Pero uno de ellos es seguro la ruptura de muchas de las barreras generacionales que antes nos separaban.

Según podemos leer en el II Barómetro del Consumidor Sénior elaborado por el Centro de Investigación Ageingnomics de Fundación MAPFRE , realizado en colaboración con Google, el número de mayores activos en internet no ha dejado de aumentar en los últimos cinco años. Con lo que ahora, el público sénior no solo también está en las redes, sino que en algunos casos también genera contenidos de tendencia y referencia en las mismas. Existe una emisión de contenido que los sitúa en ese escenario, y les invita al baile con todas las demás generaciones presentes en los distintos canales sociales. ¿Y a dónde se va desde los canales sociales? A los canales de compra. Las personas mayores de cincuenta y cinco años ya compran en internet. Y están listas para hacerlo cada vez más.

La pandemia también ha contribuido a acelerar estos datos, y hemos podido observar cómo el número de usuarios se situaba en los 10 millones, aumentando un millón en 2020 hasta suponer el 60% de todos los miembros de esa franja de edad. 

¿Cómo aprovechar este cambio? 

Que el 60% de los sénior estén usando activamente internet y las redes, nos sitúa en un paradigma cargado de oportunidades. En el momento en el que la imagen silver puede también ser aspiracional y que el sector sénior de la sociedad tiene la habilidad y el deseo de consumir online, hay lugar para oferta y para demanda. Hay lugar, no solo para generar nuevas ideas de negocio y nuevas vías de inspiración, sino también para entender un mercado con muchos matices, ilusiones y necesidades.  

¿Y quién entiende mejor estos matices? Los mismos sénior. Es innegable que este escenario nos brinda infinitas vías de emprendimiento y de creación de puestos de trabajo en los que la generación silver tiene muchísimo que aportar. 

No es una moda, es una evolución 

Por mucho que ahora se pueda considerar más trendy que antes el mostrar al público de más de cincuenta y cinco años en comunicaciones de marca, hay algo que nunca debemos olvidar: lo que está de moda es sentirnos en nuestra propia piel, trabajar la propia aceptación y disfrutar de la satisfacción que nos brinda nuestra existencia. Porque este que estamos viviendo, es el momento de nuestra vida.