Home » Blog » La familia y los amigos, el motor de una vida más larga
Los seniors consideran que para mantener una buena calidad de vida es importante contar una red sólida de apoyo por parte de familiares y amigos.

La familia y los amigos, el motor de una vida más larga

No es ningún secreto decir que la generación sénior de nuestro tiempo cuenta con mejor salud física y mental que nunca. Nuestra generación plateada vive una nueva era, está empoderada, conoce las nuevas tecnologías y quiere seguir siendo parte del mercado laboral, trabajando, formándose, estando activa. Podemos decir que nuestros seniors tienen el tiempo de su lado y, por qué no, también que se lo han ganado. 

Pero, ¿qué les empuja? Al parecer, no hay ningún misterio sin resolver y existen algunas claves para mantener una buena calidad de vida durante el envejecimiento. Analizando cuáles son, descubrimos que la familia y los amigos son una pieza fundamental. 

Una vida más saludable, en compañía 

Más de la mitad de los consumidores sénior mayores de 55 años acude al médico sólo una vez al semestre, incluso menos. Únicamente los que viven solos y en poblaciones rurales lo hacen con una mayor frecuencia. ¿Cuáles son las claves de esta población silver para estar tan sanos? En el Barómetro del Consumidor Sénior del Centro de Investigación Ageingnomics, de Fundación MAPFRE, hemos hecho esta pregunta directamente a ellos y hemos sacado algunas conclusiones. 

Los sénior no solo piensan que para mantener una buena calidad de vida es importante contar una red sólida de apoyo por parte de familiares y amigos, sino que lo consideran el aspecto más relevante, por encima de tener los ahorros suficientes para no tener que preocuparse, disponer de tiempo libre para el ocio o mantenerse activos trabajando. 

Por el momento, no conocemos ningún elixir para la vida eterna, pero parece que una buena alimentación, ejercicio físico, evitar el estrés y contar con el apoyo de otras personas, como amigos y familia, pueden ser muy relevantes para un envejecimiento saludable. 

Entonces, ¿tener amigos es beneficioso? 

Algo así. Evolutivamente, estamos predispuestos a establecer conexiones, somos seres sociales por naturaleza y los lazos con nuestros seres queridos son un pilar para nuestro crecimiento emocional y social. Desde pequeños, sentimos el impulso de interactuar y empezamos a crear nuestros círculos. Círculos que se convierten, muchas veces, en decisivos para nuestro bienestar. 

La familia y las amistades influyen de forma directa en el desarrollo de la identidad y son fundamentales para fortalecer nuestra salud mental: nos ayudan a prevenir la soledad, a aumentar el sentimiento de pertenencia, mejoran la confianza en nosotros mismos y pueden ser un gran aliciente a la hora de afrontar inconvenientes o preocupaciones en determinados momentos de la vida, más si cabe una vez que dejamos de trabajar y disponemos de mucho más tiempo libre que quizá no sabemos gestionar.

La realidad es que, sin importar la edad que se tenga, para muchos, uno de los principales factores de la felicidad reside en las relaciones que mantienen con otras personas a lo largo de sus vidas. Nuestra predisposición natural, como seres humanos, nos empuja a crear vínculos y, son estos vínculos, sentirnos queridos y arropados, los que nos llenan de energía y nos ayudan a afrontar los problemas de nuestra existencia con mayor seguridad. ¿Serán, entonces, la familia y los amigos el motor de una vida más larga?